Croniquilla del verano y otoño sangriento de 1936. La memoria fragmentaria o perdida. Necrologio de Puebla de Azaba.  Ángel Iglesias Ovejero

En bastantes pueblos de la comarca no se ha llegado a tiempo de recoger la memoria colectiva de las víctimas mortales o no se han conseguido  más que retazos de la misma, pero no hay que desesperar de obtenerla algún día, cuando existen indicios claros de otras formas de represión. Entre otros pueblos, ha sucedido así en Puebla de Yeltes, donde hay constancia de una represión económica, comprobada el 17 de septiembre de 1936, a través de las extorsiones de Ernesto Bravo y Agustín Calzada, jefes respectivos de las Milicias Fascistas y de la Falange en la comarca, denominadas “donativos” por los extorsionistas, y, poco después, las multas impuestas por falangistas de Fuenteguinaldo y Casillas de Flores (Iglesias, Represión franquista: 355). Estos últimos pretendían así cobrar así jornales “excesivos”, que no habían sido ningún abuso, sino la mera aplicación de la normativa laboral republicana en vísperas del Alzamiento. Era el trasfondo habitual de enfrentamientos entre los patronos que no aceptaban esa normativa y los jornaleros que la reivindicaban. Los primeros se cobraron con creces los presuntos “abusos” salariales, con denuncias que, en otros pueblos cercanos, como Campillo e Ituero de Azaba, no se tiene constancia de que pasaran de procesamientos, prisiones y sanciones. Pero en Puebla de Yeltes poco días después de aquellas multas aparecieron los cadáveres de dos vecinos. De uno de ellos (mal identificado) no se tienen datos sobre la motivación y las circunstancias de su ejecución extrajudicial.   

 

Demetrio Juan Salicio, de 24 años, hijo de Silvestre y María, casado, sin mención del nombre de la esposa y eventual descendencia. Falleció en Ciudad Rodrigo y fue enterrado en lugar desconocido, según el acta de defunción, muy tardías (22/10/81, ASMJ). Según esto, podría haber sido víctima de la presunta saca carcelaria del día anterior (croniquilla de ayer, día 23), aunque su nombre no se registra en la relación de la cárcel del partido judicial, por lo que su alevosa excarcelación se habría realizado en otro local carcelario. También cabe la posibilidad de que su esposa fuera Carmen “la Merenga”, cuyo marido, según testimonios, fue sacado, pero esta persona quizá se llamara José (PdA 2009) y, en consecuencia, los referentes respectivos de estos nombres serían víctimas diferentes. 

Antonio, sin constancia de apellidos, casado, padre de  tres hijas, que habrían sido recogidas por un tío sacerdote domiciliado en Ciudad Rodrigo (E 2015). 

 

A día de hoy no se sabe si el necrologio de Puebla de Azaba es más extenso o no. Descontados los naturales contabilizados con los vecinos de otras localidades (como Graciliano Hernández Tomás, víctima mortal; ver croniquilla de Gallegos de Argañán, prevista para el 16 de octubre), provisionalmente el total de afectados por la represión franquista  es de una docena aproximada: 

  • Víctimas mortales: 2 ó 3 

  • Presos o detenidos: 2 

  • Depurados: 2 (también presos) 

  • Sancionados o embargados: 10 (2 por partida doble). 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    anonse kobiet (martes, 12 septiembre 2017 21:16)

    nieminimalizowanie

  • #2

    oglądaj anons (jueves, 14 septiembre 2017 20:14)

    nieprzytrzęsionych