Croniquilla del verano y otoño sangriento de 1936: sacas domiciliarias y detenciones sangrientas en torno al 15 de agosto. Necrologio de Agallas.

En el estricto ámbito mirobrigense no se han registrado sacas colectivas en la fiesta de la Asunción de la Virgen y los días inmediatos, a diferencia de lo que sucedió en la Sierra de Francia, donde el día 15 fueron sacados cuatro vecinos de Mogarraz. Los cadáveres de tres de ellos se encontraron  dos días más tarde en el paraje de Las Datas, término de El Maíllo (los detalles se expondrán el próximo día 17). No fue una matanza tan impresionante como la que se produjo en Las Veguillas, un pueblo situado a mitad de camino entre la Sierra y Salamanca, donde en la noche del 14 al 15 de agosto fueron asesinadas nueve personas, siete de ellas en la finca de Pedro Llén y dos en el sitio de “Barrueca”. No se sabe con exactitud el papel que desempeñara el titular de dicha finca, Ventura Sánchez-Tabernero, aunque el P. Hoyos (1946: 355) afirma que “el hijo del marqués de Llén”, que sería Ventura u otra persona de su familia, intervenía en las expediciones macabras. Lo cierto es que este personaje, que en el mes de julio había actuado como delegado del gobernador civil de Salamanca para la destitución de las corporaciones municipales republicanas y el nombramiento de autoridades militaristas en los pueblos de la Sierra de Francia y otros del antiguo partido judicial de Sequeros (croniquilla del día 21 de julio), ingresó en la Prisión Provincial el día 16 de agosto a disposición del comandante militar y de allí fue llevado el Manicomio Provincial (Fichero de Cárcel de Salamanca). Se ignora lo demás, pero estos avatares no le impidieron ceder su finca para la formación de cuadros falangistas en 1937. 

Así pues, la cumplida manifestación de culto mariano no fue motivo suficiente para la tregua de la represión sangrienta, que también dejó sentir sus efectos en la Ciudad y los pueblos cercanos, donde siguieron apareciendo cadáveres de desconocidos o forasteros, como se apuntó en la croniquilla del día 6 de agosto,  sin que faltara una detención sangrienta a la vista de numeroso público en Fuenteguinaldo el día 14 de agosto. La fuerza represora buscaría al ya ex alcalde republicano, Francisco Sánchez Álvarez, que se había escondido. Al no hallarlo, se ensañaron con el antiguo teniente de alcalde. El acta de defunción presenta tachaduras: 

 

Esteban Carreño Tendero, de 28 años de edad, hijo de Juan y de Cándida, jornalero, casado con Juana Santos Castaño, de cuyo matrimonio quedaban tres hijos; falleció en “esta villa de Fuenteguinaldo (borrado, al parecer, “Ayuntamiento”)”, a consecuencia de (rayado, pero casi legible, “heridas por arma de fuego”) y fue enterrado en el cementerio local (RCFG, act. def. 14/08/1936). En las diligencias de averiguación, que no dieron lugar a responsabilidad alguna para los autores del crimen, se especifica que Esteban murió “a consecuencia de dos disparos hechos por la Fuerza pública en la Casa Ayuntamiento de esta Villa” (Dil.FG/36). Lo mataron en la escalera del mismo ayuntamiento y tiraron el cadáver para el camión, en presencia de muchos testigos, algunos de los cuales viven todavía (FG 2005). Una muerte que para el auditor de guerra, cuando ordena se archiven estas actuaciones (16/09/36), fue “una incidencia en la vida de campaña”. Para los mandos sublevados y los responsables de la jurisdicción militar franquista, los asesinatos a mansalva de personas indefensas eran hazañas bélicas. 

 

El día 15 de agosto se halló cadáver en Ciudad Rodrigo un vecino de Tenebrón: Dámaso Robledo Sánchez (croniquilla de día 6 de agosto)Quizá a mediados de este mes se produjeran las muertes de víctimas de las que no hay constancia de exacta, como Simón Barbero, vecino de La Herguijuela de Ciudad Rodrigo (ibídem). Y otro tanto cabe decir de las víctimas de Agallas, sobre las que se tiene escasa información. 

Según los testimonios orales, el necrologio de Agallas incluye dos víctimas: 

 Feliciano Fabián Gonzalo Porras, de 30 años, hijo de Melitón y Ludivina, un hermano de “tia Felipa”. Detenido en La Torrecilla de los Ángeles (Cáceres) y asesinado en Valdespino de Abajo (Ciudad Rodrigo), en fecha incierta, sin que haya constancia del lugar de enterramiento, quizá en una fosa de la mencionada dehesa (A 2009).  

Un Hijo Tia Eustoquia, hermano de “la Isabel de tio Sidoro”, desaparecido en fecha indeterminada y circunstancias imprecisas (A 2009). 

 También hubo vecinos de este pueblo que fueron objeto de otras formas de represión:  

  • 2 presos, uno de ellos en el campo de concentración de Dachau 

  • una maestra depurada. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0