Croniquillas del verano y otoño sangriento de 1936. Saca del 25 de noviembre: la fosa de Campanilla. Represaliados de  Castillejo de Dos Casas.   Ángel Iglesi

Desde el mes de octubre amainaron las sacas colectivas de la cárcel del partido de Ciudad Rodrigo, fuera o no debido a la publicación del Decreto 55 (croniquilla del pasado día 1º de noviembre). También cabe suponer que cada vez quedarían menos republicanos “peligrosos” en dicha cárcel, estuvieran detenidos desde el principio o ingresados a lo largo de los meses de octubre y noviembre. Siete de ellos fueron excarcelados y ejecutados extrajudicialmente el día 25, conforme al protocolo oficioso habitual (falsa “puesta en libertad” y eliminación clandestina). Según los informes policiales de 1979, los cadáveres de estas víctimas fueron enterrados en una fosa de Campanilla (finca en el término de Ciudad Rodrigo, entre las carreteras a Cáceres y a Martiago), pero quizá no sería el caso de todas ellas (Iglesias 2016b: 307). Manuel Delgado Sánchez-Arjona, alcalde mirobrigense (1979), afirmaba lo siguiente:

 

“(…) todos ellos, al ser puestos en libertad eran esperados a la puerta de la Prisión con una camioneta, trasladados al extrarradio y ejecutados con mano airada, siendo este grupo yacente en uno de los prados de la finca de Campanilla de este término municipal y conforme se informó también en el expediente promovido por Benedicta Moreno Pacheco, viuda de Lisardo de la Nava” (AMCR, Desaparecidos 1936).

 

Matías Andrés Ballesteros Lorenzo (a) Trincalo”, de 68 años, albañil, consejero y depositario de la STT, casado con Tomasa Ferreira Montero, sin hijos. Había sido detenido el 29 de julio (ver necrologio de Villar de Ciervo, día 16 de septiembre)

Félix González Alfonso (a) “Mosquita”, de unos 50 años, jornalero, STT, casado, padre de tres hijas al menos (ver croniquilla del  próximo día 27, con la represión en Navasfrías, para no acumular datos aquí).

Demetrio Gutiérrez Roncero, de 45 años, natural de Montehermoso (Cáceres), hijo de Antonio y María, jornalero, casado, sin indicación del nombre de la esposa y el número de hijos. “Ingresó en prisión a las 13 horas del día 8 de octubre de 1936 entregado por Guardias de Seguridad” (Exp. Viudas / Desaparecidos 1936).

 Gabriel Cruz Hernández, de 45 años, natural de Aldehuela de la Bóveda, vecino de Ciudad Rodrigo, hijo de Alberto y Maximina, jornalero, STT, casado con Trinidad Ortega Repila, padre de tres hijos menores; “detenido [del] Juzg[ado] militar” en la cárcel de Ciudad Rodrigo (25/10/36), falleció “en este término municipal el día 25 de noviembre de 1936 (…) a consecuencia de heridas producidas por arma de fuego”, sin indicación del lugar de sepultura (RCCR, act. def. 13/06/1945, “a instancia de Trinidad Ortega Repila”).

Julián Vicente Sánchez Santiago, natural y vecino de Ciudad Rodrigo, casado, sin otros datos (ASMJ); ingresó el día 30 de octubre de 1936 en la prisión del partido judicial, como “detenido del Juzgado militar”, y salió el día 25 del mes siguiente, según la relación de entradas y salidas de dicha prisión. Se menciona en el expediente personal de Demetrio Gutiérrez (1979) como víctima eliminada en la misma saca y enterrado en el mismo lugar que éste  (Desaparecidos 1936).

Elisardo o Lisardo de la Nava González, de 37 años, natural y vecino de Ciudad Rodrigo, hijo de Agapito y María, camarero, casado con Benedicta Moreno Pacheco, padre de cuatro hijos menores; “detenido del Juzgado militar, entregado a las 13 h 30 por fuerzas de la Guardia Civil” en la cárcel de Ciudad Rodrigo (06/11/36),  de donde fue sacado (25/11/36, AMCR, Exp. Viudas/ Desaparecidos 1936); falleció “en la dehesa de Campanilla de este término el día 25 de octubre de 36”, sin indicación de la causa ni lugar de sepultura (RCCR, act. def. 25/11/1939, “a instancia de Benedicta Moreno Pacheco”). La fecha de fallecimiento según el acta de defunción es errónea, con el mes equivocado. Lisardo había sido herido por bala en un pie en los sucesos del día 12 de mayo de 1936 en Ciudad Rodrigo, en los que resultó muerto el empleado municipal Celedonio López Moreno “el Barrendero” (Iglesias, en Carnaval 2016: 385, y Represión franquista: 233).

Bruno Fernández Hernández, de 34 años, natural y vecino de Castillejo de Dos Casas (anejo del ayuntamiento de Aldea del Obispo), hijo de Juan y Eugenia, jornalero, casado con Lucila Jorge Pereira (o ¿Ferreira?), padre un hijo menor (act. def. 28/09/1940, ASMJ). Ingresó en la cárcel de Ciudad Rodrigo el día 20 de noviembre de 1936, de donde salió el día 25 del mismo mes, según la relación de entradas y salidas de dicha prisión. Se menciona en el expediente personal (1979) de Demetrio Gutiérrez como víctima eliminada en la misma saca y enterrado en el mismo lugar que éste (Desaparecidos 1936). Según el acta de defunción fuera de fecha (28/09/1940) habría fallecido el día 24 de agosto de 1936, que podría ser la de algún de intento de detención, de fuga a Portugal o algún episodio análogo.

En la relación de entradas y salidas de la cárcel de Ciudad Rodrigo en 1936 se mencionan otras tres personas que, a juzgar por los apellidos, podrían ser hermanos de Bruno Fernández. José y Tomás Fernández Hernández, naturales de Castillejo de Dos Casas, y Julián Fernández Hernández, natural de Carpio de Azaba, ingresaron en la cárcel del Partido, por “lesiones”, el 10 de enero de 1936. José salió el 23, Tomás y Julián el 21 de dicho mes (Sumario 244/1936, AMCR, Desaparecidos 1936).

Además de Bruno Fernández, la represión posterior al Alzamiento afectó a dos personas de Castillejo de Dos Casas, que estuvieron presas, una de las cuales también fue objeto de sanción económica.

Total provisional de víctimas identificadas de este pueblo: tres.

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0